sábado, 16 de agosto de 2008

hay tres cosas para las que nací




hay tres cosas para las que nací:
oler las flores, respirar el mar y juntar piedras brillantes

La línea en cursiva pertenece a Clarice Lispector, lo que sigue a Isabella Briatore, poeta de nueve años. Lo escribió en octubre del 2007, ahora vuelvo a leerlo y me quedo suspendida de esas palabras: nací para oler las flores, respirar el mar y juntar piedras brillantes.
Me quedo suspendida y hago listas en mi cabeza, intento enumerar cosas para las que nací, es difícil decidirme por tres -a los adultos nos cuesta entrar en el juego, en el porque sí, jugar como si nadie nos estuviera mirando; pasan ráfagas por mi pensamiento: debería decir algo menos egoísta, nacer para un bien común, cambiar algo de ahí afuera.
Pero ¿y si pudiera elegir tres cosas sin que nadie me mire?
Hay una cosa para la que nací:

oler las flores, respirar el mar
y juntar piedras brillantes

la poesía

1 comentario:

ivanna dijo...

Creo que nací para lo mismo, pero necesitaba una poeta, como esta niña, para poder decirlo...